Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

lunes, 2 de julio de 2012

Noche tras noche ( XLIII )

Es otro paso más, está vez bien dado y directo a toda realidad imaginada, pues poco más queda en mis manos ahora para decir que vivo de nuevo.
Dejé tiempo a mi mente para poder reaccionar, dejando también muy desolado este paraje del cual solía escapar en un pasado no muy lejano, cuando las cosas no iban como quería o cuando las cosas no dependían de mí.
Ahora bien, vuelvo para saber que si, que no anhelo un pasado peor, que no echo de menos mi drama vulgar e insignificante.
Estoy más preparado, desde luego, pero a veces me da miedo pensar en volver a mi anterior estado, ya que malacostumbrarse sería crítico.
Por ello debería dejarme de estupideces, salir ahí afuera y de una vez por todas dar ese gran salto que tanto he esperado en mi vida, para demostrarme de lo que soy capaz.
Ese momento llegará cuando menos me lo espere, y necesito estar en lo más alto para poder seguir adelante, aunque bien se que el golpe puede ser irrecuperable.
Soy capitán de mi barco, tengo el control del timón, y la isla a la que pongo rumbo se llama utopía.
Si, mi propia utopía, que no más lejana de la realidad refleja la justicia de mis actos y mis hechos y me rodea de la verdad.
No estoy exultante por ello, no debería, la vida está hecha para eso mismo y no para estar lamentando otra suerte u otras circunstancias, pues nosotros no elegimos la vida.

Acomodado pues en un estado de desintoxicación vuelvo aquí, justo a tiempo, y rodeado del sopor y el calor que produce la estación de verano, así como el descontrol del estado, de las personas y de los tiempos, pues vivo el momento sin mirar la arena del reloj caer.
Eso me recuerda lo peligroso que es... pierde la gente la noción del tiempo.
El pasado ya me advirtió, pues puede ser momento de coger más ventaja o de perderla, de recibir shocks sentimentales y ataques internos en lo más profundo de la mente, ya que demasiado tiempo perdido hay como para emplearlo en divagar.
No le temo a este fenómeno, pero si me mantiene alerta, teniendo ya mismo conflicto conmigo mismo y con mis egocéntricos principios.

De mi parte tengo el haber mejorado, así como tenerte a ti, culpable de muchas cosas.
De la nada y en lo poco que llevo de año puedo haber recibido mucho de cuanto esperaba de la vida, que decir, si me dicen hace un tiempo que estaría así no me lo creería, por lo tanto sólo me queda seguir mejorando, conociendo y afilando los cuchillos para la gran batalla que está por llegar.
Evidentemente no he perdido la pequeña gota de esencia que creo que aún me queda, real dentro de mí y para mí, idolatrando pues todo lo que creo necesario dentro de mi moral interna.

No se que más decir, quiero vivir de una vez, ya he estado soñando demasiado tiempo como para quedarme atrás. Ya no le temo a nada, alcancé el límite y lo superé.
Espero alcanzar la luz como todos los grandes, pero a diferencia de ellos, no cegarme con ese mismo haz de poder. Por encima de las circunstancias siempre.


Adorando a mi musa, más única incluso que como la había soñado, capaz de estremecerme y hacerme vibrar, hacerme sentir vivo como rara vez lo sentí.

A.Jota a.k.a. Alive

No hay comentarios:

Publicar un comentario