Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

domingo, 5 de febrero de 2012

A Madrid tale.

No se si algún día llegaré hasta el final de la cuestión, de por que no me siento igual al resto.
No se si soy igual o no, sólo se que no me siento igual.
A medida que pasa el tiempo voy eliminando posibles respuestas, pero aún así sigo rodeado de muros invisibles a mi entendimiento. No puedo evitar mostrar a veces la falta de honestidad que ahora me define.
Parto de esta premisa para hablar de la habilidad de las personas a priori diferentes.
Yo esto siempre lo entendí como quien diferencia lo usual a lo excepcional, y podríamos partirlo en personas corrientes y personas con talento, con un toque especial para ciertas cosas que les definen como lo que son.
De donde surge esto? Muy bien, aquí llega mi arriesgada opinión, aunque también pienso que es algo lógica.
El talento está en las zonas de población donde hay menos medios, pues se sale adelante con menos ventaja y por lo tanto, como si de una teoría evolutiva se tratase, sobreviven más fuertes y mas preparados. Y eso crea, introduciendo aquí parte de la filosofía de Nietzsche, un “superhombre”.
Dicho ser no necesita un Dios, pues se necesita sólo a si mismo, no requiere esfuerzo extra pues con su propia capacidad sale adelante.
Aunque…también he visto talentos perdidos por la droga y otras artes no estipuladas como tal, pues ese es uno de los azotes de las zonas con menos medios.
El talento está en el barrio, ya se decía y se dice, se comprueba y se da por hecho y yo cada día me doy mas cuenta.
La vida nos enfrenta a situaciones donde podemos desarrollar nuestra capacidad de imaginar, de crear, de avanzar. Sería capaz de decir que este tipo de creación estimulada por la vida crea superhombres llamados a ser artistas, pues el arte incluye este tipo de acepciones.

Y algún día, llegará un momento clave en el que se dará cuenta la sociedad de que tienes ese “algo” diferente. Que tienes aspiraciones más lejanas.
Soñando a lo grande se alcanzan cosas grandes. Soñando como cualquier otro no se llega a nada.

Pero el talentoso tiene miedo…al igual que el resto tiene miedo de este.
El miedo frena toda capacidad que tengamos, nos deja en bragas ante todo y nos vuelve débiles.



Pero yo? Yo ya no tengo miedo.
Me gusta el miedo. El miedo me hace saber que estoy vivo, que cada vez el destino está mas cerca. Me dice que estoy preparado.


Y aunque el sueño pueda morir, nosotros seguiremos, luchando por nosotros y los nuestros, desafiando lo real.




A.Jota a.k.a. A Madrid Tale

No hay comentarios:

Publicar un comentario