Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

martes, 23 de agosto de 2011

Noche tras noche ( XXXVIII )

Cuando por fin decidí que ya la noche era muy profunda como para seguir despierto no pude evitar ir hacía la ventana, y volver a mirar como muchas noches a través de ella.
Las hojas del árbol que tapaba la parada de autobús empezaban a dejar entrever algo de marrón...el verano dejaba paso poco a poco al otoño.
Un verano como ya dije lleno de sensaciones, pero que al final parece perder mucho encanto del que tenía en un principio.
Todo terminó como empezó, con un beso, como si de un pacto de sangre se tratará y que marcó por poco tiempo una pequeña historia.
Más recuerdos y mas cuentos de princesas para mi, tantos como tropiezos y aciertos en las aceras que veo desde mi ventana.
El barrio en general forma parte de muchas cosas y espero recordarlo aun siendo mas mayor, fardando quizás de sobrevivir a su a veces salvaje personalidad.
Es posible que sea un vago reflejo de el...o al menos me gustaría serlo.
La noche cada vez llega antes y se nota más otro ambiente, esa presión en algunas caras que refleja el miedo de la nueva temporada.
Y creedme, en otoño si que todo se vuelve mas salvaje.
Se marcan mucho más la importancia de las personas, se hacen más visibles las palabras sinceras.
Preocupa más no mojarse que llegar tarde, no pasar frío a la responsabilidad de seguir vivos.
Vallecas es mi New York personal, para mi tiene lo necesario para ser el corazón de todos.
Y realmente y volviendo a mis raíces sigo visitando los mismos sitios.
Las canchas donde quizás comenzó una leyenda como otras, largas tardes y noches por el barrio dando vueltas algo pasados de tuercas terminando en casa de algun pobre que nos aguanta, buenos amigos vaya. Y todos siempre en busca de otra que nos aguantara...
Y para nada perdió todo esto la esencia, pero la melancolía me abruma estos días, me hace pensar que somos mucho mas simples de lo que nos creemos. En particular me considero feliz con poco.
Tampoco quiero ver pasar los días a mis espaldas como nada, se que muchos de mis días marcaron los de otras personas, muchos de mis recuerdos son de otros también.
Como dijo Ghandi, no hay que esperar el cambio, sino serlo tu mismo.
Por eso no pienso esperar a que te salgas con la tuya...no no, pienso ahogar hasta la ultima posibilidad para cambiar esta situación.
Septiembre esta a la vuelta de la esquina pidiendo a gritos que me pierda en el, pidiendo un nuevo renacer, que si hay suerte puede ser brutal y vital en mi vida.
No pienso en otra cosa, en intentar manejar mi tiempo al milímetro para que lo que resta salga aceptablemente bien, después la lotería dirá, por eso siempre quiero tener todo bajo control, o al menos todo lo que bajo mi responsabilidad cabe, y creedme que esto antes no era así.

Hay una notable evolución en mis palabras, en las entradas de blog de hace un año, muchos sabrán tan bien como yo como esta la cosa dependiendo de como y cuando escriba.

Ahora señoras y señores, está bien, solo nubla mi mente algo de nerviosismo por la nueva estación entrante, y si...quizás otros temas de los que poco a poco no me siento orgulloso.
Aunque no tengo duda de que cuando menos importancia le de volverá a la normalidad, espero no equivocarme, de lo contrario habré perdido demasiado tiempo intentando comprender cosas ajenas a mi.

Y creedme, esa ventana sigue abierta, mientras siga vivo seguiré visitandola pensando en todo y todos, el soñador no para hasta que tiene lo que quiere, y la ambición se convierte incontrolable llegados a un punto demasiado alto...

Sofocar mi deseo, sin esperar nada más...

A.Jota. a.k.a. Bailas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario