Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

domingo, 3 de abril de 2011

Azul oscuro...casi negro.

Llovía…
Tarde oscura de una ya entrada primavera, la cual marcaba por un instante la situación que se vivía.
Un aire cortante y una lluvia fina daban un sabor amargo a un Domingo en el barrio.
Se escuchaba silbar al viento entre las rejillas de la ventana de la casa, y a través de los cristales de esta veía mecerse a los árboles, ya verdes y casi floreciendo, como si de una naturaleza creciente pero dominada se tratase.
Hace referencia muy bien a los sentimientos de tristeza, amargura y arrepentimiento que vivía ahora mismo, inspirados seguramente por lo inerte del paisaje de hoy, pues encuentro musas en las cosas mas simples y negativas que me rodean.
Quizá no solo sea un único sentimiento el mío…muchas veces noté como hay ciertos días en los que la gente sale o se queda en casa, pero con un mismo dolor interno, como si sus miradas no reflejaran mas que sus propios ojos, como si no existiera una esencia.
Estas tardes odiosas y este barrio son los que me hicieron así, hermético, aislado.
La calle me alimenta, me da razones nuevas para escribir aunque sean negativas.
Hablé antes de un sentimiento de arrepentimiento…si, me arrepiento de la anterior entrada como ya predije, pues sus ojos llegaron ya a un lugar del cual siempre ignoré su existencia, y que ahora no puedo evitar su presión dentro de mi.
Sacaste el lado oculto, el lado humano de mí, pero lo sacas para atormentarlo, pues ahora solo veré como pasas, veré un fantasma de la imaginación que mi mente no puede evitar sacar a la luz.
Es aquí cuando justifico mis dos lados…lo cual he denominado Doppelgänger.
Dicho palabro hace referencia a la existencia de un lado maligno, interno y desconocido para la mayoría de la gente, el verdadero yo.
Verdad y mentira, amor y odio, tu y yo…yo y tu.

Vida…y muerte.

Continuaré mi travesía y odisea de aquí a 2 meses con este ser dentro de mí, oculto gracias a mi personalidad fresca e intuitiva con un afán de vitalidad que extraño desde dentro.
Necesitaré de manera inmediata ese cambio de aires en cuanto se me otorgue esa libertad que anhelo años, pero será una libertad vigilada, pues tu mirada no se muy bien si cesará a mi alrededor. No pararé de repetirlo.

Sigue lloviendo.

Tras esto hago frente a la recta final del curso, que no tiene por que ser complicada si lo manejo todo bien como hasta ahora, pero nunca sabes que puede pasar a ultima hora para que todo cambie de sentido y de proporción.

Ansío mi libertad…pero ahora no se realmente cual, si la mía, o la tuya fuera de mi cabeza.


Aprendí a que ver que nadie da nada por nada, por eso soy hermético, a veces aislado en mi estado mental.
Conoce tus demonios y conócete.

A.Jota a.k.a. Doppelgänger

No hay comentarios:

Publicar un comentario