Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Tachin Tachan v 3.0

Si, ahí estaba, prácticamente igual a la idea que mi mente había creado con ayuda de distintos comentarios y de las malas lenguas.
Poca sorpresa, todo marchó tal y como esperaba, cada día me sorprendía mas mi capacidad para predecir tantas cosas, o eso o es que me conformaba hasta con las decepciones.

Pero no, aquello no fue una decepción ni mucho menos, llevaba un tiempo esperando un día que se había prorrogado desde hace largo tiempo.
Tenia ese aura especial, se veía desde lejos, la expresión de su cara lo decía todo.
Entrando en términos mas del pueblo llano, era verdaderamente una pieza de caza mayor, de igual o mayor valor que muchas de las presas anteriores, pero en ese momento no era ni un objetivo posible ni viable, debía conformarme con tantear el terreno y plantear un golpe.

Y si, como también escuche parecía de un nivel adquisitivo mayor, otra onda social que desconocía casi por completo, en este aspecto bastante distante a mi manera de ver la vida.
Esa alma despreocupada con la vida a la que solo importaba vivir el día sin más.
Ello me llevo a dudar de las posibilidades reales, esperar que la mascara y el disfraz hicieran el resto con un porcentaje de éxito bastante bajo y sin ningún tipo de mecanismo que me hiciera asegurar la caída posterior.

Fresca, espabilada, algo coqueta y cuidadosa con el ambiente pero a la vez despreocupada por las consecuencias y con alguna mala fama detrás según se mire.
¿Mucho ego? Tal vez…pero no pude observarlo bien, quizás subestime bastante dicha palabra y dicha manera de ser esta vez.
¿Estamos ante algo real? ¿Tan descabellado seria pensar que existe una mínima posibilidad? La pena es que yo solito me puse las alas, o quizás lo necesario para dar el siguiente paso.

Una vuelta graciosa que juntó bastante, se notó ese acercamiento que se tiene con pocas personas tan pronto, muchas anécdotas para tan poco tiempo, cada una de estas un nuevo camino que poder atravesar hacia otro nivel.

El demonio se puso a la altura del ángel, se quito las alas y bajo junto con los mortales, se dio un baño en veneno y se puso a la venta en el puesto más céntrico de todos.


Mucho comprador.
Un alto precio.
Ángeles y demonios.



¿Un clavo saca otro clavo?
¿Un clavo saca un tornillo?
Esto es como quitarse una astilla cortándose el dedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario