Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

martes, 12 de octubre de 2010

Samuráis...

Parece que la tempestad ha pasado por el momento, me encuentro mucho mejor y ya casi queda atrás mis dolencias físicas. Psicológicamente meditando como siempre.

Esta vez escribiré bueno…para decir que he llegado a un estado de crisálida, es decir, fui un gusano y en parte lo sigo siendo, pero ahora me limitare simplemente a ver la vida pasar, a recoger lo bueno, a meditar cada acción y a buscar la experiencia para así esperar mi oportunidad y salir de mi cascarón.

Gracias a la enfermedad puedo apreciar mucho más que antes, y ya es decir, todas las cosas que me rodean, hacerme más fuerte psicológicamente, enfrentando miedos pasados y siguiendo adelante.

Sobretodo ahora que llega el invierno, ahora que empieza el trabajo duro y esperan tiempos difíciles, seguiremos fuertes como siempre, mas solo que nunca pero también mejor acompañado, me encuentro muy a gusto en mi soledad, no espero compartir con nadie ni espero nada de nadie, continuo esta etapa de mi camino solo, a 2 meses para los 19 sigo pensando que desaprovecho mi vida, aun sabiendo que esta misma me ha complicado mucho el camino.

Dentro de mi filosofía, podemos comparar mi paso por la vida como el de los antiguos samuráis, solitarios y dedicados al trabajo, la cortesía, el deber y el honor de uno mismo, una forma de pensar muy interiorista y hermética, una búsqueda de la paz interior que solo uno mismo puede llegar a comprender, por eso mi camino lo sigo solo aun teniendo algunas personas cerca.

No espero que nadie comprenda estas palabras, solo quiero desinfectar mi mente, liberar pensamientos, una espada, una pluma, cualquier forma de expresión y de liberación de la mente es lo que necesito. Una vida regida por 4 simples cosas que llevar a cabo, nada mas, no necesito nada mas, por eso la vida moderna no esta hecha para mi, no llego a comprender ciertas cosas ya que se que ellos tampoco me comprenden a mi.



Después de estas profundas palabras de tarde asquerosa y de filosofar jaja nada mas, pasado el puente del pilar ya estamos entrados en el otoño, la rutina nos oprime, solo encuentro paz aquí, en mi vuelta al basket y en mis pequeñas cosas.

C’ya homies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario