Para todos aquellos hartos de novelitas crepusculares

viernes, 17 de septiembre de 2010

Noche tras noche ( VIII )

Dentro de la moral y la ética de la época moderna la balanza de los bienes propios tiende a equilibrar nuestra vida, me explico en cristiano.
Por cada cosa mala que ocurra o tenemos que aguantar cada día tendremos otra que equilibrara el peso haciéndolo neutro, una especie de karma.

Teóricamente pues, una persona rica será desgraciada en otra cosa, una pareja de enamorados hasta la medula tocara fondo en otro aspecto…pero esto es solo teoría.

No paro de ver gente que aparte de tener dinero, son felices, tienen una familia que les apoya una pareja un coche una casa…Que tengo yo que equilibre mi balanza? No dispongo de la libertad que quisiera, no tengo el dinero que necesitaría si quiera…tan alto es el valor de mis cosas inmateriales que no tengo casi otras cosas? Tan fuerte será mi amistad con otras personas, tan grandes serán sus valores que gracias a ellos puedo seguir adelante en la vida?

Si…pienso que si, no tengo lo que quiero, ni quiero muchas veces lo que tengo…pero tengo a todas esas personas que YO y únicamente YO se que están ahí y que con un poco que hagan ya es suficiente, por esos valores y esos corazones gracias, vosotros equilibráis mi balanza.

También…puede estar dentro de nuestros limites nuestra ambición, la capacidad de autogestión de los valores propios que consideremos innegables.

Por ello también tengo que dar gracias a ser como soy, al lugar que me ha hecho así, al país que me ve crecer y a todo lo que a podido influir sobre mi para hacerme así.




Por todo ello, continuare sin nada, pero lo tendré todo.




Considéralas un necesario mal en nuestra vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario